Más que una frase: “Oro Sí, agua No”

“Todo sobre el Proyecto Conga” trata de ser imparcial en las informaciones e investigaciones que se muestran sobre el proyecto minero Conga. Sin embargo, no se puede negar lo innegable, este proyecto trae consigo, un desarrollo que no está compartido equitativamente con la población Cajamarquina y un daño perjudicial para los recursos hidrológicos de la región, que empieza  por la cabecera de cuenca.

Por: Marcia Rosales Donayre

Una de las principales amenazas analizadas desde un aspecto hidrológico y por el cual el proyecto Conga no debe ir es porque se encuentra en cabecera de cuenca. La ley de Recursos Hídricos en su artículo 75 establece que “La cabeceras de cuenca son zonas ambientalmente vulnerables donde se origina las aguas… en las que no se otorga ningún derecho para uso, disposición o vertimiento de agua, prohibiendo cualquier tipo de actividad.

Se tiene ya establecido la construcción de cuatro reservorios artificiales que reemplazarán a cuatro lagunas naturales que NO SON NI SERÁN NUNCA UN ECOSISTEMA, con las mismas conexiones entre el agua y los seres vivos que viven en ella.

Por otro lado, las lagunas de toda la zona donde se pretende realizar el trabajo a tajo abierto están conectadas con las nacientes de los ríos derivando s us aguas de manera superficial y subterránea hacia las partes inferiores de la cuenca.

Dentro del mimo Estudio de Impacto ambiental (EIA) se establece claramente que el proyecto “tiene el potencial de impactar tanto la calidad como la cantidad de los flujos de las quebradas aledañas” y que “representaría una variación en los niveles de infiltración, en la distorsión de los flujos hidrogeológicos como consecuencia de presas que cortan casi en su totalidad los flujos subterráneos”.

Entonces, ¿Qué han analizado las autoridades del EIA si no han tomado en cuenta indicaciones como estas?

El EIA ha sido preciso y puntual a dejar en claro que se va a destruir lagunas que se conectan de subterránea con las partes superiores e inferiores de la cuenca, cortando los flujos que circulan por ésta.

Ante este grave problema, el EIA propone la construcción de estos “tan mencionados reservorios” que tendrán la almacenar capacidad de 10 830 000 metros cúbicos de agua, mientras que las lagunas actualmente albergan 2 600 000  metros cúbicos.

Lo que faltó señalar en este estudio internacional es que los reservorios artificiales servirán para captar agua de lluvia. Entonces, se debe dejar en claro que estos reservorios serán construidos para almacenar agua de lluvia, pero no podrán servir para reemplazar de forma integral los servicios medioambientales que brindan las lagunas naturales, los bofedales que las rodean y todo el ecosistema que ahí se encuentra.

Incluso la idea de construir los reservorios es tomada en cuenta y bien recibida como una alternativa ante la ejecución del proyecto minero Conga, pero SIN DESTRUIR LAS LAGUNAS NATURALES.

Sin embargo, las posición del ex ministro del Ambiente Antonio Brack muestra un ámbito contrario a lo que parece ser una total amenaza para todo una población al considerar que el desarrollo del proyecto planteado por Minas Conga es perfectamente viable, ya que la construcción de estos reservorios asegurará el agua para las comunidades del departamento.

“Eso está en el estudio de impacto ambiental, construir reservorios, lagunas, etc., y almacenar el agua que se pierde en la época de lluvia, pero esto hay que hacérselo creer a la gente”, manifestó Antonio Brack (Diario Gestión).

Además afirmó que de esa manera se mitigarían los “inevitables” daños que provocaría el proyecto en la cabecera de cuenca cajamarquina, pues los nuevos embalses asegurarán la existencia de agua en el futuro. Una posición polémica que ha sido refutada por una infinidad de organismos y entidades a favor del medio ambiente.

Por el estudio realizado por el equipo de investigación de Todo Sobre el Proyecto Conga se insiste en que el EIA está basado en datos desactualizados y años muy alejados a la realidad actual que vive la región Cajamarca hoy.

Por tanto reafirmamos de la misma manera que El proyecto Conga se basa en enfoques del siglo XIX y XX donde el ser humano era capaz de reemplazar a la naturaleza pudiendo  modificarlos. Sin embargo no son capaces de enfrentar el principal desafío del siglo XXI: la disponibilidad de agua en un contexto de cambio climático (Revista Ideele).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: